REFORMA LABORAL
INICIATIVA DE LOS SECTORES
INICIATIVA DE REFORMAS A DIVERSOS
ARTÍCULOS DE LA LEY FEDERAL DEL TRABAJO, PRESENTADA POR EL DIPUTADO
ROBERTO RUÍZ ÁNGELES, A NOMBRE DE
INTEGRANTES DE LOS GRUPOS
PARLAMENTARIOS DEL PRI, PAN Y PVEM,
EN LA SESION DEL JUEVES 12 DE DICIEMBRE DE 2002


Los suscritos diputados federales, integrantes de las fracciones parlamentarias del
Partido Revolucionario Institucional, del Partido Verde Ecologista de México y del Partido Acción Nacional con fundamento en lo dispuesto por la fracción II del artículo 71 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en el artículo 55, fracción II, del Reglamento para el Gobierno Interior del Congreso General de los Estados Unidos Mexicanos, sometemos a la consideración del pleno de esta Cámara de Diputados la presente iniciativa con proyecto de decreto que reforma diversos artículos de la Ley Federal del Trabajo, al tenor de los siguientes:
I. ANTECEDENTES

. La Constitución de 1917 introdujo la garantía social del derecho al trabajo, reglamentaria del artículo 123 constitucional, denominada "Ley Reglamentaria del Artículo 123 Constitucional".
2.
El 22 de mayo de 1931 fue publicada la primera Ley Federal del Trabajo, igualmente reglamentaria del artículo 123 antes citado.
3.
El 1º de abril de 1970 fue publicada en el Diario Oficial de la Federación la
"nueva Ley Federal del Trabajo", reglamentaria ahora del apartado A del artículo
123 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y que con diversas reformas continúa vigente hasta el momento.
4.
La Nueva Ley Federal del Trabajo de 1970 contiene los principios para dar cumplimiento a los derechos sociales de los trabajadores consagrados en nuestra Carta Magna desde 1917 y las bases que permiten regular la relación de trabajo conforme al principio de dignidad del trabajo y de garantizar los derechos sociales de los trabajadores. Desde sus inicios, ha sido un ordenamiento legal fundamental para el bienestar social, la operación y desarrollo económico nacional y regional del país, aspectos todos esenciales para elevar los niveles de bienestar, el desarrollo humano y económico de México.



5.
El ordenamiento vigente nos permite afirmar que el trabajo debe prestarse en condiciones dignas; que todos requerimos del trabajo para subsistir; que si falta, o su remuneración es insuficiente para cubrir las necesidades humanas, el nivel de vida decae; que todo trabajo desborda el ámbito personal para servir a otras vidas, especialmente a las de la propia familia del trabajador; que el trabajo es esfuerzo, inteligencia, conocimiento y experiencia. En la actualidad, los bienes y servicios producidos o prestados por el trabajo de las personas, no sólo son destinados al consumo de las comunidades inmediatas, sino que se hacen llegar a muchos países, por lo que es importante que la actividad productiva se desarrolle de manera más eficiente para producir una mejor retribución económica.
6.
Es de destacar que la presente iniciativa tuvo su origen en el diálogo directo que durante varios meses sostuvieron los representantes de diferentes organizaciones de trabajadores y empleadores, mediante el cual definieron el contenido de la reforma laboral. En ese diálogo participó todo un espectro de tendencias del mundo obrero y empresarial; incluso algunas de las organizaciones participaron por primera vez. Los diputados firmantes consideramos que dado el proceso de concertación realizado, conviene presentar tales acuerdos en esta iniciativa de reformas a la Ley Federal del Trabajo, pues en ella se refleja el interés y las aspiraciones de los sectores productivos participantes, además de que pretende corregir las insuficiencias apreciables en la legislación vigente, tomando como punto de partida la experiencia cotidiana de su aplicación en las relaciones de trabajo en el país.
Así, merced a encuentros constantes entre los representantes de trabajadores y empleadores, pudo hacerse, de manera conjunta, un análisis a profundidad del contenido de la ley, que sirvió de base para que los sectores productivos definieran una propuesta orientada a resolver los problemas laborales más urgentes, siguiendo durante el proceso criterios de respeto, colaboración, equidad y justicia.
Las reformas a la Ley Federal del Trabajo propuestas y en cada uno de los temas de la agenda definidas en consulta con los sectores productivos, se fundan y motivan en las siguientes:
II. CONSIDERACIONES

1.
Vivimos en un contexto económico y social, nacional y mundial, que anticipa una nueva dinámica en las relaciones laborales, en la cual las mejores oportunidades serán aprovechadas por los trabajadores más calificados y productivos; serán generadas por las empresas con producción y tecnología, y serán promovidas por los países capaces de impulsar la creación constante de nuevos y mejores empleos para que trabajadores, empleadores y gobiernos colaboren en un marco de seguridad jurídica, de respeto a la dignidad humana del trabajador, de impulso de la actividad productiva y de distribución adecuada de los beneficios generados por el trabajo.



2.
México debe responder a un entorno social que demanda oportunidades laborales para todos, elevación de los niveles de bienestar, creación de empleos de calidad y bien remunerados, incremento del poder adquisitivo y estricta observancia de los derechos laborales y de la dignidad humana de los trabajadores.
En este contexto se requiere entre otras cosas, erradicar prácticas de simulación, vicios, corrupción y burocratismo en que han incurrido algunos actores del mundo laboral, que en ocasiones obstaculizan la creación y preservación de fuentes de trabajo, reducen artificialmente los salarios y prestaciones o impiden la consolidación de relaciones cooperativas y mutuamente beneficiosas entre empleadores, trabajadores y organizaciones sindicales. Advertimos también que la dinámica del trabajo en México ha generado relaciones laborales muy heterogéneas, tan diversas como los tipos de actividad productiva, por lo que muchas de ellas no están claramente reguladas y son motivo de controversias y dificultades que se deben resolver adecuadamente.
3.
Ante los vertiginosos cambios de la economía, la producción y la competencia a escala nacional y mundial, así como también ante las profundas transformaciones que han ocurrido en la sociedad mexicana en términos poblacionales, de ingreso, de bienestar social y de participación ciudadana, resulta cada vez más necesario poner al día las normas labores que rigen las relaciones entre empleadores y trabajadores en el país.
Generar un entorno laboral competitivo y justo es un reto que impone a los mexicanos la exigencia de contar con una legislación laboral que reafirme los principios de la libertad y el derecho al trabajo; que mantenga el objetivo de promover la justa retribución al trabajador garantizando un ingreso suficiente para él y su familia, y que considere la importancia de estimular de manera constante la actividad productiva, crear empleos y elevar la productividad y competitividad de las empresas que operan en el país.
La iniciativa que nos permitimos someter a la consideración del pleno de la Cámara de Diputados tiene el propósito de responder al reto de la actualización y modernización necesarias de la Ley Federal del Trabajo vigente desde 1970, de conformidad con las siguientes:




III. PROPUESTAS PRINCIPALES A. PROPUESTAS DE ORDEN GENERAL.
1.
Eliminar la connotación negativa del término "patrón", que remite a una relación de conflicto entre los directores de la empresa y los trabajadores, reemplazándola por el concepto actual de "empleador", que incluye tanto a las personas físicas como a las empresas, y que supone un vínculo cooperativo y de colaboración con los trabajadores y sus organizaciones sindicales en el seno de la empresa. Este concepto, asumido como criterio general de reforma en todo el articulado, ha sido también adoptado y promovido a nivel internacional por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), de la que México es miembro desde su fundación.
2.
Incorporar normas y preceptos que aseguren el equilibrio de los sectores productivos al momento de la aplicación de la ley, respetando, en todos los casos, los derechos de los trabajadores y de las organizaciones sindicales. Como muestra de lo anterior se establece la obligatoriedad de la capacitación tanto de empleadores como de trabajadores, la sanción a unos o a otros que incurran en actos de hostigamiento sexual, la posibilidad de que trabajadores y empleadores convengan la modificación de los días de descanso obligatorio, el señalamiento preciso de derechos y obligaciones de ambas partes cuando apliquen alguna de las nuevas modalidades de contratación, así como los nuevos criterios para ascensos en la empresa.
3.
Fortalecer el respeto de los derechos laborales a través de diversas adecuaciones que precisan y clarifican la forma correcta de darles cumplimiento.
4.
Proceder a una adecuación general de la Ley Federal del Trabajo con el fin de llenar lagunas, precisar normas, evitar contradicciones, incorporar definiciones, retirar referencias en desuso o fuera de la realidad, establecer nuevas denominaciones a casos específicos y realizar todo tipo de correcciones necesarias al articulado.
B. PROPUESTAS DE ORDEN ESPECÍFICO.
1
. Respecto de las disposiciones generales. Se hacen precisiones a la norma legal que fortalecen y dan certidumbre a las relaciones laborales. Asimismo, se incorpora a la norma legal el respeto a la dignidad humana que en toda relación laboral debe ser reconocida. Se expresa en forma contundente, que no podrán establecerse condiciones que impliquen discriminación por ningún motivo, entre otras propuestas.
2.
Se fortalece la capacitación y el adiestramiento en el trabajo.



3.
Se fomenta la productividad mediante la instrumentación de incentivos para los trabajadores.
4.
Se establecen nuevas modalidades de contratos con la regulación necesaria para asegurar la protección de los trabajadores, entre las que destacan, las disposiciones relativas a los contratos de prueba o aprendizaje.
5.
Se incorporan ordenamientos contra la discriminación de grupos vulnerables.
6.
Se fortalece la libertad sindical, la libre sindicalización, la democracia y el pluralismo sindicales.
7.
Se establece la obligación de los sindicatos de registrarse ante la Secretaría de Trabajo y Previsión Social o ante las juntas de conciliación arbitraje, según sea el caso.
8.
Se faculta a las autoridades para que tomen en cuenta las circunstancias particulares de contratación en los micros y pequeños centros de trabajo.
9.
Se revisan la organización y funcionamiento de las autoridades del trabajo.
10.
Se hacen diversas propuestas de orden procesal, entre las que destaca que en los litigios deberán intervenir aquellas personas que cuenten título profesional y cédula profesional legalmente
expedidos.



MESA DE DEBATES CON CARMEN ARISTEGUI




Ver mapa más grande